"Nada ha sacudido tanto a la ciudad como esto"

Estimado ROPnet,

"He trabajado para la ciudad durante más de siete años. He trabajado para despacho; para el departamento de policía; he visto muchos cambios, pero nada ha sacudido tanto a la ciudad".

Savannah Lovell, ex empleado de la ciudad de John Day

ROP trabaja para construir un estándar compartido de dignidad humana, incluida la creencia en la igualdad de valor de todas las comunidades. En el último año, se han acumulado historias de gobiernos de ciudades y condados que ignoran los principios democráticos de gobernanza y gobiernan sin el debido proceso legal. 

Hoy queríamos compartir con usted la historia de lo que hacen todos los días los habitantes de Oregón en John Day para abordar las acciones antidemocráticas de los funcionarios electos en su ciudad natal. ¿Está lidiando con algo similar? ¡Envíele un correo electrónico a Emma en emma@rop.org! ¡Nos encantaría comparar notas!

¿Qué está pasando en John Day?

En septiembre de 2023, OPB informó que “Las reuniones del concejo municipal han estallado en acritud, los empleados informan sobre una erosión en los servicios de la ciudad y una coalición de residentes está alentando a las autoridades estatales a iniciar una investigación criminal sobre el alcalde”.

¿Qué llevó a este punto? Para comenzar, John Day no ha tenido un administrador municipal permanente desde junio de 2022. La alcaldesa Heather Rookstool ganó su elección en noviembre de 2022 por solo 47 votos, derrocando al alcalde anterior de su puesto.

Cuando la alcaldesa Rookstool asumió el cargo, el Blue Mountain Eagle informó que el consejo votó para que ella y el presidente del consejo municipal compartieran algunas tareas administrativas hasta que la ciudad encontrará un reemplazo. Este nuevo acuerdo violó los estatutos de la ciudad de múltiples maneras: a un alcalde no se le permite ocupar funciones de administrador de la ciudad y hay un límite de seis meses para un administrador interino. Rookstool ocupó ese puesto durante 11 meses. 

En respuesta, más de dos docenas de residentes, incluidos los siete empleados municipales de John Day, firmó una denuncia penal contra el alcalde por violar los estatutos de la ciudad. Luego, la denuncia fue elevada al Departamento de Justicia de Oregón y a la Policía Estatal de Oregón.

¿Por qué los miembros de la comunidad tomaron medidas contra la alcaldesa?

La alcaldesa se entrometió en los contratos aprobados por el ayuntamiento, manipuló los registros públicos, presionó administradores interinos de la ciudad para tomar represalias contra empleados en su nombre, y utilizó su posición como administrador interino de la ciudad para revocar decisiones del consejo. Intentó que el consejo ampliará su autoridad para contratar y despedir personal, y cuando eso fracasó, intentó en varias ocasiones cambiar las políticas de personal para crear dificultades y señalar a miembros específicos del personal. 

“Nuestra ciudad está prácticamente paralizada. Hace un año y medio estábamos prosperando."

Savannah Lovell, ex empleado de la ciudad de John Day

Los empleados de la ciudad estaban cada vez más alarmados por el nivel de disfunción que significaba que la comunidad no estaba recibiendo recursos importantes. El ayuntamiento ha trabajado para cerrar cualquier proyecto iniciado por el ex administrador municipal Nick Green, lo que ha provocado que los proyectos de viviendas asequibles y de internet de alta velocidad se estanquen por completo.

En un momento, el ayuntamiento devolvió $2 millones que habían solicitado anteriormente para renovar la piscina comunitaria porque no pudieron hacer uso de los fondos. Ellos también rechazaron aceptar una subvención de $100.000 de la Fundación de la Familia Ford, que habría sido la primera de cinco subvenciones anuales, por un total de medio millón de dólares.

¿De qué otra manera han intentado que la alcaldesa rinda cuentas?

Un grupo de empleados actuales y anteriores y otros miembros de la comunidad que se hacen llamar Ciudadanos por un Condado de Grant Próspero han estado escribiendo cartas al editor, publicando en las redes sociales y asistiendo a las reuniones del consejo municipal para atraer atención a lo que está sucediendo.

Por ejemplo, cuando un empleado notó que los abogados cobraban tarifas extremadamente altas por cumplir con las solicitudes de registros públicos, expresó su preocupación en una reunión del consejo de que las altas tarifas impedían que las personas accedieran a estos registros. El consejo respondió “gracias, a continuación” o “debidamente anotado” a cada comentario público y nunca respondió a las inquietudes planteadas. Se volvió tan predecible que un empleado imprimió gorras que decía “debidamente anotado” y las usaba en el trabajo!

Otro ejemplo de conducta preocupante comenzó hace un año: el Concejo trabajó en un nuevo manual para empleados y aprobó una versión final en mayo de 2023. Luego, en junio, la factura del fiscal de la ciudad incluía colaborar con la alcaldesa en el manual. Un miembro del personal planteó esta preocupación al consejo porque los estatutos de la ciudad afirman que el alcalde no puede cambiar el manual de empleados de forma independiente. La alcaldesa Rookstool le dijo a este empleado en la cara: "No se están realizando cambios". 

Meses después, se presentó una nueva versión del manual que incluía cambios significativos en el puesto del miembro del personal que había planteado inquietudes en junio. Cuando volvió a plantear el asunto al consejo, estos simplemente respondieron “debidamente anotado”.

No se llega a ninguna parte al señalar las preocupaciones al consejo, los empleados se pusieron en contacto con agencias estatales en busca de asesoramiento y asistencia. Desde la Oficina de Trabajo e Industrias de Oregón hasta la Comisión de Ética de Oregón y la Liga de Ciudades de Oregón hasta el proveedor de seguros de la ciudad, cada agencia ha respondido con alguna versión de “no hay nada que podamos hacer”. Los empleados incluso consideraron demandar a su propio consejo, porque sentían que los funcionarios electos estaban libres de las limitaciones de las reglas.

En agosto, el gobierno de la ciudad de John Day logró convertirse en un lugar de trabajo sindicalizado. Tuvieron un apoyo casi unánime, ya que la gente lo vio como una forma de protegerse de las acciones del consejo. Actualmente están negociando su primer contrato.

La gota que derramó el vaso: una elección revocatoria

En septiembre, Ciudadanos por un Condado de Grant Próspero decidió que el mejor curso de acción que quedaba sería destituir a la alcaldesa. Todos los empleados firmaron la petición en noviembre. ¡Necesitaron presentar 110 firmas para que la petición se incluyera en la boleta electoral, y recogieron esas firmas en menos de 24 horas! 

Luego, el grupo tocó puertas por toda la ciudad y entregó un folleto de dos páginas con información sobre por qué se estaba llevando a cabo la campaña de revocación. También iniciaron una página de Facebook para responder preguntas y llegar a gente más joven y a personas que no habían abierto su puerta.

La elección revocatoria tuvo lugar el 16 de enero y el 7 de febrero se certificaron los resultados. ¡Ellos ganaron! La alcaldesa fue destituida por un margen saludable. 

Sin la alcaldesa, varios otros concejales cómplices de sus acciones siguen en el poder. Celebrando su victoria, la gente de John Day está planeando hacer que estos concejales vuelvan al procedimiento adecuado del concejo o eliminarlos del concejo.

¿Qué aprendimos?

John Day no es el único que se enfrenta a funcionarios electos locales que ignoran las leyes y las opiniones de la mayoría de la comunidad. Pero sí nos ofrece una poderosa historia de miembros de la comunidad que se unen y exigen un cambio.

¿Qué lecciones podemos extraer de esta campaña de John Day? ¿Qué vamos a hacer con esta tendencia a nivel estatal? Háganos saber sus reflexiones sobre esta historia y cómo se conecta con lo que está experimentando su comunidad enviándole un correo electrónico a Emma en emma@rop.org

Calidamente,

Emma y el equipo ROP (Traducido por Martha)

Para imprimir, PDF y correo electrónico
Español de México