Por qué ganó Chávez: un testimonio

Estimados Ropnetters,

¿Recuerda la elección que tuvo una participación de votantes del 81%? ¿Recuerda cuando los votantes se quedaron en las calles toda la noche vestidos con los colores de su partido, en ambos lados, esperando celebrar o llorar juntos los resultados de las elecciones? Si es así, probablemente estabas siguiendo las noticias sobre las elecciones presidenciales venezolanas, celebradas el pasado domingo.

“… Al ver esa escena, esa conexión total, también sentirías que cada una de estas personas sintió que lo que son se estaba elevando en ese momento: su absoluta dignidad, su derecho inalienable a la salud, la educación, la vivienda, la alimentación y sobre todo , un sentido de que tienen el poder de determinar la dirección de su propio país. Todo esto se elevó hasta las estrellas anoche ".

El testimonio de primera mano que comparto en toda su extensión a continuación me llegó a través de una lista de Human Dignity Group de Lisa Sullivan, una autodenominada “gringa” que ha estado viviendo en Venezuela durante 27 años.
Como estamos a solo 4 semanas de nuestras propias elecciones en los EE. UU., Las ondas de radio están dominadas por anuncios y debates de Superpac, y nuestros partidos y grupos locales están llenos de actividades de divulgación para los votantes, los invito a tomar un momento para respirar y dar un paso atrás. , recordando que somos parte de una lucha mucho mayor y mucho más larga por la dignidad y la autodeterminación.
Quizás los sueños que nos mantienen llamando a la puerta de al lado o haciendo la próxima llamada telefónica no son tan diferentes de los de nuestros compañeros de todo el mundo.
¡Espero que lo disfruten y lo compartan ampliamente!

Amanda

Asunto: mi historia de las elecciones venezolanas, ¡compártala!
Hola amigos, me desperté a las 5 de la mañana con la necesidad de compartir la historia de las elecciones en Venezuela, desde una perspectiva de 27 años en el terreno aquí, una que no se escucha en los principales medios de comunicación. Comparta con otros.

–Abrazos, Lisa

********************************************************************************

Por qué ganó Chávez: una visión interna

Lisa Sullivan, 8 de octubre de 2012

Unos días antes de las elecciones, un amigo de los estados me escribió: “Hola Lisa, todos los principales medios de comunicación aquí tienen a Chávez perdiendo y listo para morir. ¿Puede darme una actualización más precisa sobre las elecciones? "

Mi bandeja de entrada comenzó a llenarse de consultas similares, muchas de personas que había conocido cuando dirigía delegaciones aquí a Venezuela, mi hogar de 27 años. Estaban confundidos, preguntándose por qué Chávez iba a perder, morir o robar las elecciones, o todo lo anterior. Después de todo, esas eran las únicas historias que se podían encontrar, contrarrestadas por la de la gran esperanza blanca en forma de joven, flaco oponente (los adjetivos repetidos hasta el cansancio por los medios describen al candidato de la oposición Capriles).

¿Dónde, preguntaron mis amigos, estaba todo ese entusiasmo y espíritu que habían visto aquí, el que había transformado a esta nación en el lugar menos desigual de toda América Latina, donde la educación universitaria gratuita, la atención médica y la comida barata llevaron a que los venezolanos se calificaran a sí mismos? como la gente más feliz del continente? ¿Habían abandonado repentinamente los venezolanos el proyecto político más significativo de América Latina de los últimos 50 años para optar repentinamente por la delgadez y la juventud?

Incluso NPR preparó el escenario para las elecciones venezolanas en un contexto de pesimismo y pesimismo, mientras mis amigos me notificaron apresuradamente, escuchando el programa de Diane Rehm. Para los ciudadanos estadounidenses ocupados y agotados que solo intentaban sobrevivir a través de las horas de trabajo más largas del planeta, solo tenían tiempo para pequeños fragmentos sobre Venezuela o cualquier problema global. Y estos fragmentos de sonido pintaron una imagen de Venezuela en tonos de gris, algo así como esos últimos días vacilantes del imperio soviético. En esta escena, cabalga, o trota, el joven y delgado Mr. Good para finalmente ahuyentar al anciano (58 años) y sólidamente construido Mr. Bad, según la Sra. Rehm y compañía.

Entonces, ¿cómo explicar las escenas callejeras de ayer? Los que muestran a venezolanos llenos de colorido y jubilosos parados pacientemente en enormes filas en los centros de votación, compartiendo risas y empanadas con compañeros de línea, indiferentes a las lealtades políticas. En las cámaras, todos se veían tan felices en esas largas filas, sin duda eso debe significar que todos estaban votando en contra de Chávez, ese viejo dictador socialista fornido y malvado plagado de cáncer.

Pero peor aún, ¿cómo explicar los RESULTADOS? Cómo explicar cómo este cruel “hombre fuerte” había ganado contundentemente con más de 54% de los votos, 10% más que su oponente. ¿O que hubo una participación electoral récord del 81%? Bueno, debe ser ……… .fraude. Ese era el otro escenario que los principales medios de comunicación habían colgado constantemente. Pero espere, en unos minutos el propio candidato de la oposición estaba en las televisiones, aceptando la derrota, reconociendo la decisión del pueblo venezolano y la legitimidad absoluta del sistema electoral. ¿No fue solo Jimmy Carter a quien se le permitió un comentario ocasional que hablaba positivamente sobre el sistema electoral venezolano (el mejor de las docenas que su Centro Carter ha monitoreado)? Espera, esto simplemente no va según lo planeado.

¿Entonces por qué? Bueno, sin ahondar en la parte profunda y desordenada de esa pregunta (piense: Irak y las armas de destrucción masiva), tal vez mencionemos algunas de las razones más fáciles. A pesar de que había 12.000 periodistas en Venezuela cubriendo las elecciones de anoche, solo un puñado de ellos parecía aventurarse lejos de sus hoteles de 5 estrellas para echar un vistazo a los barrios y pequeños pueblos rurales donde la mayoría de los venezolanos en realidad. En Vivo. Como yo lo hago. Quizás si hurgaban por allí durante una media hora más o menos, podrían descubrir qué hay detrás de todo este amor por este loco.

¿Qué tal, para empezar, atención médica gratuita y directamente en su comunidad local? Bueno, si no crees a esos venezolanos socialistas de camisa roja que de vez en cuando se muestran en la televisión agitando los puños en los mítines, intenta escuchar una gringa. Hace unas semanas, regresé a Venezuela después de una larga serie de viajes intercalados con cirugías menores. Cuando mi vuelo tocó tierra en el aeropuerto de Maiquetía, mi cabeza latía con fuerza y mi visión se nublaba.

A la mañana siguiente, mi compañero Ledys me llevó al puesto de salud del gobierno local, o CDI, similar a los que se encuentran en casi todas las comunidades venezolanas. Cuando entré, las aguas se separaron y pronto me encontré en una camilla con jóvenes médicos cubanos y venezolanos haciéndome muchas preguntas y examinándome pacientemente. Al darme cuenta de que estaba teniendo una reacción a los analgésicos que tomé por primera vez en el avión, me enviaron a casa con nuevos medicamentos y una sonrisa, sin intercambiar nunca una sola identificación o forma de pago. A las pocas horas estaba ayudando a unos amigos a cavar un huerto. Qué contraste con la serie de citas médicas que acababa de pasar en los Estados Unidos, donde las primeras palabras en el consultorio de un médico nunca fueron "buenos días" sino "su tarjeta de seguro y su identificación".

Pero al día siguiente, Ledys y yo estábamos de regreso en el CDI, aunque en roles opuestos. Esta vez era él con el dolor, uno furioso, en la parte inferior derecha del abdomen. Ledys estaba seguro de que las arepas “socialistas” que habíamos comido el día anterior le habían hecho estragos en el estómago, ya que tragó varias, aprovechando su precio mínimo. Los médicos pensaron lo contrario, especialmente después de realizar un trabajo de laboratorio de emergencia. Lo siguiente que supe, el mismo trabajador social que nos había ayudado el día anterior fue llevarlo en silla de ruedas a una ambulancia y despedirme con un beso y la seguridad de que estábamos en buenas manos. En minutos, llegamos a un flamante edificio de cuatro pisos en el corazón de Petare, uno de los sectores más poblados y pobres del país, pero sentí que estaba de regreso en Washington, en un estado de la técnica. hospital.

Pero no, esto definitivamente era Venezuela, como pude discernir cuando no se solicitó identificación, la única información solicitada era el nombre y la edad del paciente. A última hora de la noche, los enfermeros me llamaron a la sala del hospital donde encontré a Ledys luciendo feliz y sin dolor después de tres horas de cirugía para librarlo de su apéndice y hernia (lanzaron la segunda cirugía ya que ya estaba abierto). Dos días después nos enviaron a casa, con medicamentos e instrucciones de seguimiento. Factura total: $0.

Si la atención médica gratuita no es razón suficiente para explicar los resultados electorales de Venezuela, tal vez pueda mirar los rostros de los jóvenes que estaban brincando anoche frente al palacio presidencial. Por alguna extraña razón, simplemente no compraron el encanto de ese joven candidato flaco, a pesar de que incluso usó sus zapatos de la suerte ayer (a la prensa le encantó ese toque). Quizás la razón de su alegría pura fue la falta de dos palabras en su vocabulario:  préstamos estudiantiles.

Me enteré cuando recientemente presenté un diálogo entre estudiantes universitarios de los Estados Unidos y Venezuela en un centro cultural que Ledys y yo comenzamos en los barrios en expansión de Barquisimeto. Cuando vi la mirada burlona en los rostros de los venezolanos mientras intentaba traducir el término préstamos estudiantiles —Que los estudiantes estadounidenses explicaban que eran su principal obstáculo para un futuro esperanzador— me di cuenta de que no se trataba de una traducción, sino de realidades opuestas. Cuando comenzamos a construir este centro hace veinte años, solo teníamos dos jóvenes en el centro que habían llegado a la universidad. Ahora, entre este grupo de 15 músicos venezolanos, todos entre 17 y 20 años, y todos provenientes de estos barrios, cada uno de ellos estaba estudiando en la universidad. La matrícula era gratuita y algunos incluso tenían becas para cubrir la comida y el transporte. ¿Préstamos estudiantiles?

Mientras Ledys y yo esperábamos ansiosamente los resultados anoche, recibí mensajes de texto de mi comadre Erika, una joven madre de seis hijos, y mi vecina. Erika trata cada elección reciente (y ha habido muchas de ellas, más de 10 en la última década más o menos) como una cuestión de vida o muerte, esperando ansiosamente con el corazón en la mano afuera de la única mesa de votación en nuestro pequeño pueblo de Palo. Verde, el único edificio escolar que hay. Cuando llegué a esta comunidad hace 15 años, la escuela era solo una escuela primaria. En los últimos diez años, ha duplicado su tamaño y ahora también funciona como una escuela secundaria durante el día, los fines de semana como una universidad del gobierno libre y por las tardes, como una de las decenas de miles de escuelas de "misión", administradas por el Gobierno.

Erika creció teniendo que recoger café en lugar de ir a la escuela. Hace tres años obtuvo su título de la escuela primaria de la escuela de la misión, y ahora está bien encaminada hacia un título de secundaria. Ella está pensando en qué estudiar a nivel universitario, tal vez trabajo social. A menudo me repite: "" comadre, fíjate como Chávez siempre dice, NOSOTROS los pobres. Es uno de los nuestros ”.

Erika vive en una casa hecha a mano de bahereque (caminar y embadurnar) como la mía, acurrucada en una pequeña comunidad al final de la ciudad. Más de la mitad de las aproximadamente treinta casas en nuestro vecindario son nuevas, luciendo lo antes inaudito  interior baños y cocinas, todos alicatados en un hermoso color verde mar. Erika fue parte del consejo de la comunidad que ayudó con el censo que determinó qué familias necesitaban más las nuevas casas (en su mayoría, aquellas que agrupaban a varias familias nucleares bajo un mismo techo). Otros tenían más necesidad, como ella reconoció, por lo que ayudó con el proceso, pero se quedó con su antiguo hogar.

El gobierno distribuyó los fondos para 16 viviendas, pero el consejo comunitario administró los fondos lo suficientemente bien como para construir 17 viviendas. En el instante en que se anunciaron los resultados de las elecciones, Erika me llamó con alegría y lágrimas en la voz: “¡comadre, ganamos!”.

Lo confieso, también sentí que las lágrimas corrían por mi rostro. Sostenía mi computadora contra la pantalla de televisión para que mi hija en Virginia pudiera ver los resultados a través de Skype en el momento en que se anunciaron. Sus lágrimas se unieron a las mías. Recuerda muy bien haber crecido en la Venezuela prebolivariana. Aquella donde sus amigas del barrio apenas podían raspar lo suficiente para comer, donde algunas tenían padres que murieron por falta de atención médica, donde ninguna jamás soñó con ir a la universidad. Esa es la Venezuela de antes, la que la prensa dominante nunca se molesta en mencionar, la Venezuela que llevó a América Latina a la más profunda caída en la pobreza en los 15 años anteriores a Chávez. La Venezuela dirigida por el FMI y el Banco Mundial, dos de los principales amigos que el afortunado candidato prometió marcar el comienzo de nuevo.

Luego de los resultados, las pantallas de televisión se volvieron hacia la escena fuera del palacio presidencial. ¿Se molestó la prensa dominante de Estados Unidos en mostrar esa escena? Fue completamente eléctrico. Mares de venezolanos de camisa roja llevaban horas esperando resultados, y ahora era el momento de ellos cuando Chávez salió al “balcón del pueblo”. Mientras la multitud y el presidente entonaban juntos el himno nacional con la mirada de pura alegría en los rostros de tantos venezolanos, una nación que vio a mis hijos crecer y florecer y aprender a convertirse en personas bondadosas y enamoradas de la justicia, dejé fluir mis propias lágrimas.

“Chávez es el pueblo” es la frase que se escucha una y otra vez. Para aquellos que están en los Estados Unidos, ¿cómo es posible que lo entiendan? No hay una cobertura real de lo que sucede en Venezuela en los principales medios de comunicación. Pero al ver esa escena, esa conexión total, también sentirías que cada una de estas personas sintió que lo que son se estaba elevando en ese momento: su absoluta dignidad, su derecho inalienable a la salud, la educación, la vivienda, la alimentación y, sobre todo, la sensación de que tienen el poder de determinar la dirección de su propio país. Todo esto se elevó hasta las estrellas anoche.

La electricidad se construyó cuando Chávez sostuvo por encima de la multitud la espada de Simón Bolívar. El único desajuste para mí y Chávez siempre ha sido su personalidad militar, y como activista por la paz de toda la vida, la imagen de una espada no es exactamente lo que me hace, ni siquiera una que reluzca así en oro y diamantes. Pero el canto de la multitud mientras levantaba la espada es uno que he escuchado una y otra vez en mis viajes recientes a lo largo y ancho de esta América Latina, un continente en el que he vivido y amado durante los últimos 35 años: "Alerta, alerta, alerta que camina, la espada de Bolívar por América Latina" (Alerta: La espada de Bolívar camina por toda América Latina).

Mientras Chávez levantaba la espada, él y la multitud se balanceaban mientras hablaban y vitoreaban que la verdadera independencia finalmente llegaba a América Latina, un continente que se configuraba cada vez más como uno solo: UNASUR, ALBA, CELAC, todas variaciones del sueño de Bolívar. La independencia que obtuvo Bolívar de España, con la espada, ahora la volvía a conquistar, de un colonizador que se hizo cargo apenas partieron los españoles: mi país.

Pero esta vez la espada era indicativa de una nueva forma de batalla: la democracia. La participación masiva, entusiasta y pacífica en las urnas venezolanas de ayer es la verdadera historia de las elecciones venezolanas. El hecho de que se esté produciendo un cambio social profundo en Venezuela y en toda América Latina, a través de las urnas y no de las balas, es lo que celebro.

En mis viajes como coordinadora para América Latina de School of the Americas Watch, he escuchado demasiadas historias de atrocidades, asesinatos, violaciones, desapariciones, torturas a manos de dictadores que en Estados Unidos capacitamos y apoyamos. Y no me refiero solo a los años 60 y 70. Me refiero a la década del 2010, como en Honduras, donde ahora mismo están siendo asesinados líderes de derechos humanos, campesinos y periodistas, por nuestro apoyo a un golpe ilegal para derrocar a un presidente que se atrevió a invitar a su población a soñar los sueños de la dignidad. que corrieron anoche por las calles, los sueños de Morazán, el Bolívar de Centroamérica.

Una nota final. De hecho, hay muchos periodistas que se toman el tiempo para buscar y escribir sobre la historia real. No se encuentran en la prensa convencional, pero se pueden encontrar en organizaciones como CEPR, The Real News, Venezuelanalysis, el Programa de las Américas, Upside Down World y muchas más. Misaludos para ellos esta mañana, cómo los necesitamos y gracias por arremangarse, con presupuestos escasos o nulos, y trabajar hasta altas horas de la noche para informar la verdad. Desde Venezuela, desde el corazón del sueño bolivariano para América Latina, ¡gracias!

 

Abrazos, Lisa

Amanda Aguilar Shank
Proyecto de organización rural - Promoción de la democracia en las zonas rurales de Oregón
Apartado de correos 1350
Scappoose, OR 97056
503.543.8417
www.rop.org

 

Para imprimir, PDF y correo electrónico
Español de México